El cable aéreoViveOcaña

Cable Aéreo

cableocanaEl Cable o funicular aéreo es un sistema de transporte que opera mediante vagonetas que se mueven a través de un cable de acero, entre torres metálicas de variada altura. Ejemplos actuales de este medio, los encontramos en Bogotá con el teleférico que conduce hacia el cerro de Monserrate y el Metrocable de Medellín.

El Congreso de Colombia, mediante Ley 69 de 1923, ordenó la construcción de un cable aéreo entre Cúcuta y el río Magdalena, después de haber fracasado varios proyectos carreteables y férreos para unir la capital nortesantandereana con la principal arteria fluvial del país. Dificultades presupuestales y políticas hicieron que la obra sólo se terminara entre Gamarra y Ocaña.

La inauguración oficial del Cable Aéreo se llevó a cabo el 7 de agosto de 1929, con asistencia de la dirigencia política de Norte de Santander y el departamento del Magdalena, representantes del Congreso y las autoridades eclesiásticas de la Diócesis de Santa Marta, la Prefectura de la provincia y la Alcaldía de Ocaña, así como delegados del Concejo Municipal y de alcaldes de la región.


Con relación a esta prodigiosa obra de ingeniería, el historiador Justiniano J. Páez, en su poco conocida Monografía de Ocaña, publicada en la Guía de Turismo del departamento Norte de Santander, en 1934, hace las siguientes anotaciones:

“El doctor González Concha, Miembro de la Comisión de Ingenieros para el estudio del trazado, dijo al Ministro Doctor Villegas: “Trayecto recorrido presenta tipo clásico para instalación Cable, especialmente cordillera”. Entrevistado por un repórter de la prensa local, se expresó así: “Las rugosidades de la cordillera que, como usted puede verlo, son muchas y muy fuertes, hacen que las carreteras y los ferrocarriles tengan que apelar a grandes desarrollos, fuertes pendientes, etc., que aumentan el trayecto por recorrer y por lo tanto el costo inicial, el de conservación y los fletes; estas rugosidades vienen a convertirse, al tratarse de un sistema de transporte como el Cable, en elementos de economía y en auxiliares de la instalación. Si me entusiasmó la idea del doctor Villegas antes de haber visto con mis propios ojos esta Sección de Santander, al verla me he convencido de que el Cable es el único que en las actuales circunstancias pueda luchar con éxito a favor del desarrollo comercial de estas Provincias”. “Terminado el trazado y los perfiles, el Ministerio ordenó inmediatamente la construcción del Cable Aéreo, en 1925, bajo la hábil dirección del sabio ingeniero inglés Mr. James F. Lindsay, cuya grata memoria quedó vinculada a una obra de tanta trascendencia. Notorio como fue el interés que se tomó el doctor Villegas por la realización del Cable, la Municipalidad se apresuró a dejar constancia de su gratitud al progresista Ministro de O.P., expidiendo el Acuerdo número 20 del 30 de julio de 1924, aprobado por el señor Gobernador, por el cual se dispuso que la calle 10 de la ciudad de Ocaña se denominaría en lo sucesivo “Calle Aquilino Villegas”. A la Avenida de “San Agustín” se le puso el mismo nombre como que ella empalma con la aludida calle diez, y por proposición aprobada con fecha del 17 de marzo de 1925 se dispuso señalar el día 22 de dicho mes, a la hora que lo determinara la Junta Patriótica, para la inauguración de la Avenida y de la calle “Aquilino Villegas”, a quien se le dio cuenta del hecho con el siguiente telegrama: “Presidencia Concejo Municipal.-Ocaña, marzo de 1925.- Ministro de Obras Públicas.-Bogotá- Honor comunicarle, Concejo, acuerdo Junta Patriótica, esta ciudad, dispuso solemne inauguración “Avenida Aquilino Villegas” para domingo 22 corrientes. Tributa así homenaje gratitud Su Señoría por su actuación beneficio Santanderes, al ver efectiva iniciación trabajos Cable. Hácese extensivo nuestro reconocimiento Excelentísimo General Ospina por noble empeño tomado redención económica esta Sección. Servidor Justiniano J. Páez”. El doctor Villegas correspondió de la siguiente manera: “Bogotá, 21 de marzo de 1925.- Oficial.- Urgente.- Presidente Consejo (sic) Municipal- Ocaña. Festividad prepárase, págame de sobra muchos dolores y fatigas. En espíritu estaré con ustedes agradeciéndoles honra inmerecida dispensan mi humilde nombre que es el de un hombre apenas de buena voluntad. Excelentísimo Presidente recomiéndame darles las gracias por sus benévolas palabras. Agradecido servidor, Aquilino Villegas”.


Inauguración del Cable Aéreo

El día 7 de agosto de 1929 se inauguró oficialmente el servicio del Cable Aéreo, en el primer sector Gamarra-Ocaña, el cual mide 46.910 metros. En pocas horas se trasladó desde Santa Marta a Ocaña, el día 6 en avión, el Ilmo. Señor Obispo doctor Joaquín García Benítez, a quien correspondía la bendición de esta obra. En tren expreso, el Cable condujo al Prelado a la ciudad. A las nueve de la mañana del día siete (7) se sucedió la solemne inauguración del Cable, mediante la celebración de los actos señalados en el programa, comenzando por una misa campal, en que fue Preste el M.I. Vicario General, doctor Daniel Sánchez Chica, con asistencia del Prelado y del clero de la Vicaría foránea. El Ilmo. Doctor García Benítez pronunció la oración laudatoria de la obra, en la que hizo el elogio del Director Técnico de ella, Mr. James F. Lindsay, sabio ingeniero inglés, a cuyos esfuerzos y conocimientos se debe el feliz éxito de la magna Empresa, dejando plenamente satisfechas las aspiraciones del Gobierno y del público en general. Huelga decir que el discurso del Prelado fue larga y vivamente ovacionado. Ocuparon en seguida la tribuna, don Carlos Daniel Lemus; y por designación del Cámara de Representantes y en comisión de los demás delegados de esta entidad, don Alejo Amaya Villamil, por comisión especial de la Asamblea Departamental y en nombre de sus colegas de delegación, el doctor Roberto Delgado A.; don Arturo Bueno, diputado y delegado. Mr. Lindsay fue condecorado por la Junta de festejos con una medalla de oro, que le entregó don Carlos Daniel Lemus en el acto. “Asistieron a la inauguración las siguientes representaciones: Por la H. Asamblea Departamental, el doctor Roberto Delgado, don Arturo Bueno y don Francisco A. Yáñez; por la H. Cámara del Senado, don Luis F. Roca Niz, doctor Gabriel Rojas Espinosa y don Francisco A. Duque Hoyos; por la H. Cámara de Representantes, el Presbítero doctor Manuel Benjamín Pacheco, don Alejo Amaya Villamil y el general Emilio Rodríguez Lemus; por el señor Gobernador del Magdalena, y de la vecina Provincia del Sur del Magdalena, don Rafael María Sánchez; por el señor Gobernador del Norte de Santander, el señor general Arturo Rodríguez Carriazo, Prefecto de la Provincia. Por el municipio de Convención, don Rubén Sánchez N.; por el municipio de Teorama, don Francisco A. Gómez Duque y don David García; por el Carmen, (N. de S.), don Fabio S. Lemus. “Varios carros alegóricos entre los que descollaron por el gusto artístico las Carrozas de los Choferes y de “La República”, las que exhibieron las tradicionales gracias de la belleza femenina, recorrieron en paseo cívico las calles de la población, durante dos horas, en medio de los acordes de la música. “Como complemento del entusiasta festival, se inauguró el día 8 del mismo mes, el primer sector de la “Carretera de los Pueblos”, comprendido entre Ocaña y el caserío de “Aguas Claras” y que mide 13 kilómetros. Esta carretera es la que debe comunicar a Ocaña con los municipios de Convención y Teorama. Treinta y cinco automóviles condujeron al expresado caserío a las damas y a los caballeros que constituían las diferentes delegaciones de que se ha hablado; y en esta fecha más de mil personas tomaron pasaje gratis en el Cable para el puerto de Gamarra, por disposición de la Junta. “Un suntuoso baile, en los salones del “Club Ocaña”, terminó estos cultos festivales”.

El Cable, cuya duración fue de cerca de 20 años, reemplazó los difíciles caminos de herradura y el transporte mular por modernas vagonetas de carga y pasajeros que se desplazaban a una velocidad de 7 kilómetros por hora, con lo cual se acortaron considerablemente las distancias de viaje entre Ocaña y el puerto de Gamarra.

El responsable de esta prodigiosa obra, fue el ingeniero James F. Lindsay, oriundo de Nueva Zelanda (Reino Unido), y el primer gerente, don Gabriel Sanín Villa.

El Cable medía 47 km, dividido en 6 secciones que abarcaban los hoy municipios de Gamarra, Aguachica, Río de Oro y Ocaña. Tenía 204 torres que variaban entre 3,6 y 65 metros de altura. El cable – vía tenía una circunferencia de 4″ inglesas y una resistencia contra fractura de 68, 3 toneladas inglesas. Su capacidad transportadora fue de 20 toneladas en cada dirección, por hora, es decir, 400 toneladas por día, con un funcionamiento de 10 horas diarias.

La terminación de la carretera Ocaña – Gamarra fue, entre otros, factor decisivo para que el Cable Aéreo perdiera su importancia como medio de transporte óptimo.

En 1948, el Congreso de la República dispuso que los activos del Cable pasaran a los municipios por los cuales pasaba el transporte, dando con ello lugar a su desmantelamiento definitivo.

Entre 1935 y 1946, el Cable Aéreo tuvo el siguiente movimiento:


AÑO / PASAJEROS /  TONELADAS

1935 /  10.961 / 12.588

1936 /  12.938 / 12.753

1937 / 15.857 / 12.053

1938 / 24.087  /12.628

1939 / 35.892 / 15.305

1940 / 18.678  /10.258

1941 / 17.067 / 8.422

1942 / 23.773 / 11.271

1943 / 25.584  / 14.842

1944 / 46.002  / 18.901

1945/  36.176 / 20.316

1946 / 833 7 / 794

  • Historia de Ocaña. Volumen 5 de la Biblioteca de Autores Ocañeros.
  • PÁEZ GARCÍA, Luis Eduardo. Historia de la Región de ocaña. Jaguar Group Producciones. Bogotá, 2009.
  • PÁEZ GARCÍA, Luis Eduardo. Guía Turística de ocaña. 2010